24 mil medidores de agua, gas y luz han sido hurtados durante los años 2020 y 2021 en la capital

  • El servicio del agua es el que ha sufrido más restricción por robo de estos elementos.
  • Los ciudadanos deben asumir el pago por la reposición de estos elementos, valor que oscila entre los $140.000 mil y el $1.500.000.

Bogotá. 30 de septiembre de 2021. El Concejal Andrés Onzaga del Partido Alianza Verde, quien ha venido adelantado investigaciones respecto de distintos hurtos de mobiliario público, ahora advierte sobre el crecimiento del hurto de medidores de los servicios públicos de acueducto, gas natural y electricidad en Bogotá, que en los años 2020 y 2021 superó los 24 mil elementos, restringiendo el suministro de estos servicios a familias vulnerables en la ciudad, quienes tuvieron que asumir el costo de reposición de estos artefactos.

El servicio de agua ha sido el más afectado para los bogotanos que han sido víctimas de este delito. En el año 2020, 12.586 familias se quedaron sin el suministro de este servicio primordial en plena temporada de cuarentenas y restricciones; para el caso del año 2021, el robo fue de 10.737 (agosto 31), las familias afectadas tuvieron que pagar precios que oscilan entre los $143 mil y los $3 millones de acuerdo al diámetro que use el predio.

Las localidades más afectadas durante el año 2021, fueron Engativá (1.836); Suba (1.150); Bosa (983); Kennedy (801); Ciudad Bolívar (725).

El Concejal advierte sobre la gravedad de estos hurtos, “entre los años 2020 y 2021 se han hurtado 24.573 medidores de agua, gas y luz, y los directamente afectados son personas de bajos recursos quienes deben asumir el costo de estos elementos, y las familias se afectan severamente ya que deben redireccionar lo de su sustento para no permanecer sin el servicio por mucho tiempo”, manifestó.

Para el caso de los medidores de gas, entre los años 2020 y 2021, se han sustraído 1.246, lo que le ha representado a las víctimas una inversión que oscila entre los $200 mil y $1.500.00 por reposición dependiendo del tipo de medidor que se use en el predio afectado. Además, el consumidor debe también responder por el daño, deterioro o adulteración de los medidores.

“De manera conjunta debemos establecer canales más efectivos comunidad – autoridades para fortalecer las redes de cuidado en los barrios que han venido siendo más afectados con el  hurto de mobiliario urbano de la ciudad”, afirmó  el cabildante.